Publicado el

Modelos de realidad

Aunque todos vivimos la misma realidad, cada uno de nosotros percibimos la realidad de manera muy diferente y personal, y aunque es cierto que hay hechos en los que casi todos estamos de acuerdo, como que una mesa es una mesa y un coche es un coche, para casi todo lo demás tenemos diferentes opiniones.

El origen de estas diferencias de opiniones sobre las cosas radica en nuestro modelo de realidad que podríamos definir como el estado de la mente en el que una persona supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa; o lo que es lo mismo, es el conocimiento personal que cada uno de nosotros tenemos sobre los demás, sobre el futuro, sobre nosotros mismos y sobre el mundo y la mejor manera de interactuar con nuestro entorno y lo que hay en el.

Haciendo un símil podríamos decir que nuestros modelos de realidad son libros de instrucciones que hemos ido escribiendo a lo largo de nuestra vida, a los cuales nos remitimos cada vez que tenemos que interactuar con nuestro entorno (que es todo el tiempo), porque en ellos tenemos toda la información para hacerlo. Estos libros de instrucciones nos dicen que significan las cosas para nosotros, que es lo que tenemos que sentir en una situación y cuales son los mejores comportamientos para interactuar con dicha situación.

De esta manera nuestro modelo de la realidad también va a determinar los comportamientos que vamos a adoptar a lo largo de nuestra vida para interactuar con el mundo que nos rodea, es decir va a determinar lo que hacemos.

Las dietas y nuestro modelo de realidad.

Quien más quien menos ha estado a dieta y ha conseguido perder peso pero luego ha vuelto a ganarlo. ¿Porqué ocurre esto?, ¿nuestro modelo de realidad tiene algo que ver? sin duda, podría ser el causante. Cuando la gente ve la dieta como algo aburrido, como una restricción y un sacrificio, su libro de instrucciones le dice sobre las dietas algo parecido a «son una fuente de insatisfacción y me alejan de disfrutar con la comida», por tanto sienten frustración cuando las hacen y para eliminar esta frustración generada por ver las dietas de esta manera, una vez que han conseguido el peso que querían, vuelven a su manera habitual de alimentación y por tanto a coger peso.

En este caso vemos como el modelo de realidad respecto a las dietas determina la manera de comportarnos. Esto lo podemos extrapolar a todas y cada una de las situaciones con las que podemos interactuar porque para todo tenemos una opinión: los estudios, las relaciones de pareja, el trabajo que queremos tener, etc., de forma que estas «opiniones» o creencias van a determinar como vamos a llevar los estudios, las relaciones de pareja o el trabajo que queremos tener.

https://www.psicoglobal.com/blog/modelos-de-realidad

Publicado el

Síndrome de Capgras: despertarse entre impostores.

«Me dicen que deliro, que estoy paranoide, pero yo se que no, que ese no es mi padre, es un doble, pero no comprendo porque está ahí ni para que!»

Bien pudiera parecer el argumento de una película de ficción, pero no, estamos ante el resultado de padecer el síndrome de Capgras, el más frecuente de los síndromes de falsa identificación delirante, que consiste en creer que una persona, por lo normal alguien cercano y de mucha importancia afectiva, ha sido sustituida por otra persona, un doble, un impostor.

Lo habitual es que quien lo padece, perciba como un doble a una persona en concreto, mayormente la pareja, un familiar o un amigo, pero puede suceder con varias personas e incluso con animales domésticos u objetos, por ejemplo la misma casa donde se vive.

Esto se produce al no recibirse una respuesta emocional ante lo que se está viendo, cuando miramos a alguien, lo normal es reconocer el rostro de una manera consciente, visual, y recibir una respuesta emocional, por ejemplo al ver a una persona querida. Esta respuesta emocional no sucede cuando vemos el rostro de un desconocido.

Quien tiene síndrome de Capgras, no recibe esa respuesta emocional, se produce una desconexión entre la corteza visual y la amígdala, donde se cree se genera la respuesta emocional, por tanto esa persona “idéntica” a su ser querido no le dice nada emocionalmente, igual que sucede al ver un extraño, y su cerebro trata de buscar la única explicación plausible que puede: es un doble, alguien con gran parecido, pero no el original.

Es fácil imaginar el estado de angustia y ansiedad que puede generar esto en la persona que sufre dicho síndrome, el cual se ha observado en personas con demencia,  que han sufrido graves accidentes con traumatismo que les han causado lesiones cerebrales o que tuvieran trastornos psicóticos, especialmente esquizofrenia paranoide.

El síndrome de Capgras, es de duración variable, puede ser transitorio o volverse crónico, incluso hay casos de aparición intermitente.

https://www.psicoglobal.com/blog/sindrome-capgras-impostores-y-dobles

Publicado el

Movimiento inducido: Cuando Nuestro Cerebro No es de Fiar

El cerebro es un órgano maravilloso y gracias a él, podemos hacer cosas increíbles, podemos adelantarnos a nuestro futuro gracias a la planificación, construimos nuestra historia personal gracias a los recuerdos, nos permite aprender gracias a las experiencias que almacenamos. Pero realmente nos podemos fiar de nuestro cerebro? ¿Nos hace ver cosas que en realidad no existen?.

Vamos a hacer un experimento ¿te parece?

Fíjate en la foto, ¿las almendras se mueven? parece que si, ahora tapa todas las filas a excepción de una, y esa se mueve?, ahora parece que no. Pero porque nos engaña nuestro cerebro? ¿Porqué vemos cosas que no existen?

Movimiento Inducido

La detección del movimiento ha sido una de las principales estrategias para la supervivencia que desarrollamos cuando aún vivíamos en las cavernas, esto nos permitía saber si había depredadores cerca y por tanto poder ponernos a salvo. En la actualidad, generalmente no existen estas situaciones, pero nuestro cerebro se ha programado de tal manera que los detectores de movimiento de nuestro cerebro se ponen en funcionamiento aun cuando este movimiento no sea real como en el caso de la imagen anterior. Es decir, nuestro cerebro es el que crea el movimiento por la activación de los detectores de movimiento, siempre y cuando existan unas condiciones en la imagen que está delante de nosotros, En nuestro ejemplo son los contrastes del luz y las sombras entre todas las almendras las que hace que nuestro cerebro cree un movimiento que en realidad no existe.

Otra de las maneras en que nos engaña nuestro cerebro es a través  del movimiento  inducido: consiste en percibir movimiento de un objeto, figura o escena inmóvil, al moverse el fondo. Este truco se utiliza en el cine, por ejemplo, moviendo el fondo sobre el que se sitúa una imagen parcial de un objeto estático (vehículo, caballo, etc.), dando la impresión de que este último se desplaza. También se observa en la situación de un viajero en un tren en reposo, cuando se mueve otro tren en el carril contiguo, tiene la impresión de que es su tren el que avanza.. ¿A quien no le ha pasado, «sentir» que se estaba moviendo su tren pero en realidad el que lo hacia era el de la vía contigua?.

 Un tercer engaño de nuestro cerebro, tiene que ver los movimientos de rotación y traslación de la tierra, está se mueve a una velocidad de 29,8 km/s para dar la vuelta sobre si misma y a una velocidad de 465’11 m/s para dar la vuelta al sol, pero a que no percibes ese movimiento. Nuestro cerebro lo ha anulado porque no es una información relevante que afecte a nuestra supervivencia.


Así es que lo mejor es no creerse todo lo que se ve, nuestro cerebro es un gran inventor de realidades y no siempre coinciden con la que realmente está pasando.

https://www.psicoglobal.com/blog/movimiento-inducido

Publicado el

¿Porqué la gente cree que sabe más de lo que sabe?

¿Porqué la gente cree que sabe más de lo que sabe?

Una de las explicaciones que encontramos a este efecto es que no podemos darnos cuenta de nuestra incompetencia sin tener un conocimiento mínimo de dicha competencia. Por ejemplo, no puedo saber si tengo buen nivel de inglés escrito a no ser que sepa cuales son las reglas gramaticales que rigen el idioma.

Por otro lado, el no saber de algo no quiere decir que nuestra mente no haya desarrollado una idea prejuiciosa sobre ese algo en base a ideas preconcebidas, conocimientos extrapolados de otros campos y “sabidurías populares”, haciendo gala de ese refrán que dice que “de fútbol y de medicina todo el mundo opina”.

Podríamos entender este efecto como una medida de autoprotección, quizás si desde el primer momento en que empezamos a interesarnos por algún tema o estuviéramos desarrollando alguna competencia llegaramos a la conclusión socrática de que “solo se que no se nada”, es posible que nos diera un vértigo tal, que nos llevara a abandonar la tarea y el aprendizaje en ese mismo momento.

¿Comó evitar el efecto Dunning-Kruger?

Primero ser consciente de que este efecto existe y que todos podemos caer en él, ya que todos somos incompetentes en diferentes áreas. Esto en el fondo lo que nos permite es empezar a escuchar a los demás. A asumir una perspectiva en la que nosotros podemos estar equivocados al igual que lo pueden estar los demás.

Pedir opinión a los demás. Si son expertos en algún tema, su conocimiento te ayudará a generar nuevo conocimiento y por tanto a ser más consciente de lo que te queda por aprender.

Seguir formándonos en diferentes áreas, sólo sabiendo cada vez más somos capaces de ver nuestra verdadera capacidad y conocimiento. Cuanto más sabemos, más ajustada es nuestra valoración al nivel real de conocimientos que poseemos.

Otros efectos relacionados con Dunning-Kruger

No solo son presa del efecto Dinning-kruger las personas más incompetentes, sino que las personas competentes moderadas y los expertos también se ven influidos por otros efectos:

Las personas con conocimientos moderados sobre tema o con habilidad media para desarrollar una función, a menudo presentan inseguridades, porque ya son conscientes de una manera realista de lo que saben y de lo que no saben, es decir, saben lo que les queda por aprender para considerarse realmente expertos en algo. Estas inseguridades hacen que se tenga menos confianza en la propia capacidad. Esta sensación de poca confianza puede llegar al extremo de convertirse en el síndrome del impostor.

En relación a las personas que son expertas, se da un efecto de sobrevaloración de los conocimientos de los demás. A diferencia de los expertos moderados, Los expertos no infravaloran lo que saben, éstos saben exactamente el valor de sus conocimientos, su sesgo reside en considerar que los demás saben más de lo que realmente saben. Por eso cuando hablamos con un experto sobre el tema que domina parece que da por hecho que sabemos cosas que en realidad no sabemos. De alguna manera consideran determinados conocimientos como obviedades y por tanto asumen que son conocimientos que todos tenemos. El resultado de esté sesgo es que al experto se le quitan las ganas de seguir enseñando porque no le entienden del todo, y al que aprende las ganas de seguir aprendiendo porque se ve incapaz de seguir el ritmo..

Como ves el efecto dunning-kruger nos explica la tendencia que todos tenemos a creer que sabemos más de lo que sabemos y es esta incompetencia la que nos dificulta poder reconocer nuestros errores y limitaciones.

https://www.psicoglobal.com/blog/porque-gente-cree-que-sabe-mas-que-los-demas

Publicado el

Efecto Dunning-Kruger: Creen que saben más que los demás

¿Tienes la sensación de que te expresas mejor que la media? ¿crees que cocinas mejor que cualquiera de tus amigos? ¿sabes más de medicina que tu médico de cabecera? ¿Te parece que conduces mejor que cualquiera con quien hayas montado en un coche?… Es posible que estés bajo el influjo del efecto dunning kruger.

El escritor José Cadalso escribió en el año 1772 una obra titulada “los eruditos a la violeta o Curso completo de todas las ciencias, dividido en siete lecciones, para los siete días de la semana, publicado en obsequio de los que pretenden saber mucho estudiando poco”.

Esta obra es una sátira a todos aquellos “sabios” de la época que daban la imagen de saber mucho pero que en realidad tenían poco conocimiento de todo. En ella se critica a aquellas personas aparentemente cultas y sabias pero que en el fondo cuentan con escaso conocimiento de todo lo que comentan y hablan.

José Cadalso puso de manifiesto en esta obra que hay personas que asumen que saben más de lo que realmente saben y que no saben que no saben.

Hoy en día la ciencia nos explica porque todos tenemos tendencia a ser eruditos a la violeta en algún campo, y es que todos podemos ser víctimas del efecto Dunning-Kruger.

Este efecto es la tendencia que tenemos a sobrevalorar nuestras capacidades y aptitudes. Es un sesgo que nos lleva a asumir que somos más capaces o que sabemos más de lo que realmente somos o sabemos.

Los estudios de Dunning-Kruger.

Justin Kruger y David Dunning son los dos investigadores de la universidad de Cornell que dan nombre a este efecto y que desarrollaron una serie de estudios para verificar porqué la ignorancia genera más confianza que el conocimiento.

Para ello, estudiaron la competencia real y percibida de un grupo de estudiantes en áreas como la gramática, el razonamiento lógico y el humor.

En la primera parte del estudio se preguntó a los estudiantes que grado de competencia se otorgarían en cada una de estas aptitudes y luego se les paso una prueba para ver el grado real de competencia.

Al analizar los resultados obtenidos, Kruger y dunning se dieron cuenta de que cuanto mayor era la incompetencia del sujeto menos consciente era de ella y más positivamente sesgada era su valoración. Por contra los sujetos que presentaban mayor competencia real tendían a infravalorar su capacidad y a subestimar su propia competencia.

grafica dunning kruger

Otras conclusiones que arrojó su estudio y que publicaron en la revista “Journal of personality and social psychology” fueron:

  • Las personas menos competentes son las que tienen más dificultades para poder reconocer su propia incompetencia.
  • Las personas más incompetentes tienen mayores dificultades para reconocer la competencia en los demás.
  • Las personas incompetentes presentan incapacidad para tomar consciencia de hasta que punto son incompetentes en un ámbito.
  • Las personas incompetentes si son entrenadas, pueden reconocer y aceptar su incompetencia.

https://www.psicoglobal.com/blog/porque-gente-cree-que-sabe-mas-que-los-demas

Publicado el

Las endorfinas y la serotonina

La serotonina es otro de los neurotransmisores relacionados con la felicidad. En este caso, la serotonina es la encargada de generar calma. Tras realizar una actividad placentera, la serotonina te hará sentir bien, calmado y tranquilo.

endorfinas y serotonina

Endorfinas y dopamina

La dopamina, al igual que la serotonina y las endorfinas, está relacionada con el placer. En este caso, es el neurotransmisor que genera el “enganche” a la situación que te ha generado ese bienestar. La dopamina sería la responsable de que las sustancias o acciones que generan placer sean susceptibles de convertirse en adictivas. Aunque, en su justa medida, este es el neurotransmisor que consigue motivarnos para que volvamos a repetir una acción a pesar de que podamos sentir cierta pereza antes de hacerla. Como, por ejemplo, levantarnos por la mañana para hacer deporte.

Cómo generar endorfinas naturalmente

Ya te habrá quedado claro si has llegado hasta aquí, que las endorfinas se generan cuando algo es placentero. Aquí es cuando aparece uno de los grandes conflictos ¿es mejor el placer a corto plazo o a largo plazo? Pues como casi siempre, depende de la situación. Lo importante es que no “escondamos” uno detrás de otro. Si nuestro objetivo es aprobar un examen, y eso es lo que nos va a proporcionar verdadera felicidad, no vamos a sentirnos igual de bien si decidimos cambiar ese examen por una noche de fiesta con los amigos. Es importante hacer una valoración en cada momento de qué es lo que quiero, o qué es lo que me interesa en cada momento. Desear y necesitar no es lo mismo.

Dicho esto, a continuación, indicamos diferentes formas de generar endorfinas de manera natural:

Endorfinas y deporte

Para que el deporte nos pueda ayudar a generar endorfinas, es importante que lo adaptemos a nuestra forma física y vayamos aumentando su intensidad de manera progresiva. Si empezamos a hacer deporte de manera desmedida no generaremos placer, si no que el sobreesfuerzo acabará por generarnos rechazo. 

Endorfinas, amor y sexo

La práctica de sexo nos hace sentirnos bien, nos ayuda a dormir mejor, nos relaja e incluso mejora nuestro sistema inmune. Esto es debido a que su práctica genera todas las hormonas de la felicidad que hemos conocido hasta ahora: endorfinas, dopamina y serotonina.

Aumentar las endorfinas con alimentos

La comida es uno de los elementos que tenemos a disposición y que nos ayudan a sentirnos mejor. El hecho de que, por ejemplo, cuando estemos tristes o hemos tenido un mal día, nos apetezca comer algo dulce, es precisamente porque esto nos genera la liberación de endorfinas que nos hace sentirnos mejor.

Ducharse con agua fría genera endorfinas

Si alguna vez te has duchado con agua fría, te habrás sentido después mucho más despierto y activo. El agua fría, al impactar con el cuerpo, manda impulsos eléctricos al cerebro que libera endorfinas. El mecanismo es muy parecido al del dolor físico: el cuerpo lo recibe como una alarma que aumenta el estado de alerta y por tanto suben los niveles de energía.

liberar endorfinas

Si te has quedado con ganas de saber más sobre las endorfinas y las maneras que tienes de generarlas en tu día a día, te recomendamos el libro que hemos nombrado al inicio: “Endorfinas: la droga de la felicidad”.

https://www.elpradopsicologos.es/blog/que-son-las-endorfinas-liberar/

Publicado el

Endorfinas y felicidad: Qué son y cómo liberar endorfinas para sentirte bien.

Es posible que hayas escuchado muchas veces hablar de las endorfinas y que te suenen a algo como “las moléculas de la felicidad”. Pero, ¿qué son las endorfinas exactamente? ¿Para qué sirven? ¿Puedo hacer algo para “fabricarlas”?

¿Qué son las endorfinas y para qué sirven?

Las endorfinas son polipéptidos de tipo opiáceo que funcionan como neurotransmisores. Los neurotransmisores son sustancias que están en el cerebro y que facilitan la comunicación entre las neuronas. Hasta aquí suena todo muy científico, pero igual te resulta más sencillo imaginar un barco de papel flotando por un río. El río serían los neurotransmisores y, el barco de papel, el mensaje que va de una neurona a otra. Las endorfinas formarían parte del agua del río. Las características del agua, los neurotransmisores, van a condicionar qué pasa cuando se recibe el mensaje

En el caso de las endorfinas, son los neurotransmisores que se encargan de estimular circuitos cerebrales que están relacionados con el placer. El hecho de que produzcan placer, hace que se conozcan también como opiáceos endógenos. Opiáceos porque tienen efectos similares al opio o la morfina y endógenos porque se fabrican dentro del propio cuerpo. Como decíamos, tiene un efecto analgésico, disminuyen la ansiedad y aumentan la sensación de bienestar. 

Las personas tendemos a repetir las conductas o situaciones que nos han resultado agradables. Realizar deporte, quedar con una persona, practicar sexo, comer un determinado alimento… y son precisamente las endorfinas las que “consiguen” que hagamos esta asociación. Cuando una determinada circunstancia provoca la liberación de endorfinas, se produce una asociación entre esa experiencia y la sensación de bienestar. Jack Lawson, el autor de libro, “Endorfinas, la droga de la felicidad” explica que lo que somos y cómo nos comportamos está relacionado de una forma muy importante con los procesos químicos que tienen lugar en nuestro cerebro.

¿Dónde se producen las endorfinas?

Las endorfinas se producen en el cerebro. Más concretamente en el hipotálamo y la hipófisis. Éstas son segregadas con todas las situaciones que catalogamos como placenteras.

¿Cómo actúan las endorfinas?

Las endorfinas tienen varios modos de acción. Algo es catalogado como agradable porque:

  • Nos está generando placer 
  • Nos está quitando dolor 

Sobre su función de generadoras de bienestar, nos encontramos los siguientes modos de acción de las endorfinas:

  • Moléculas de la felicidad: Su segregación provoca la sensación de bienestar y calma. Estas dos sensaciones son las que relacionamos con la felicidad. Cuando recordamos momentos a los que queremos volver, reencuentros con amigos, vacaciones de verano, celebraciones… siempre son situaciones que recordamos como felices y ello es debido a que, mientras se estaban produciendo, nuestro cerebro estaba segregando endorfinas.
  • Mejora del sistema inmune: ¿Te has fijado que tras una larga temporada de estrés laboral acabas cayendo enfermo? ¿o que tus primeros días de vacaciones empiezan con un resfriado? Esto es debido a que tras una larga temporada de estrés el sistema inmune se debilita. La sensación de bienestar y calma por el contrario lo refuerzan e impiden que caigamos enfermos tras temporadas en las que nos encontramos bien.
  • Memoria y atención: Te propongo que pienses qué recuerdas mejor: ¿las últimas vacaciones con tus amigos y/o familia o esa semana de trabajo tan estresante que querías que pasara lo más rápido posible? Hay bastantes posibilidades de que esa semana de curro tan horrible la recuerdes como un continuo. No tienes muy claro lo que pasó el lunes y lo que pasó el jueves. Esto es debido a que la sensación de calma y bienestar afecta a la atención y memoria. Las situaciones que vivimos desde el bienestar tienen a almacenarse de manera más clara, precisamente porque al ser más agradables les hemos prestado más atención.
  • Sexualidad: El placer sexual y las endorfinas están muy relacionado porque ayuda a la secreción de las hormonas sexuales.

Sobre la función inhibidora de las endorfinas, tenemos los siguientes modos de acción:

  • Inhibidor de dolor físico: Cuando se produce un daño físico, los receptores del dolor de los tejidos del cuerpo emiten una señal que va directa al cerebro. Cuando el cerebro recibe esta señal se liberan endorfinas. Esta función tiene un valor adaptativo. Gracias a que no sentimos el dolor de manera tan abrupta al inicio, tenemos la posibilidad de llevar a cabo una respuesta más adaptativa. Esta es la explicación a que sintamos un dolor más fuerte pasadas unas horas tras un golpe, por ejemplo.
  • Inhibidor del dolor emocional: El funcionamiento de las endorfinas con el dolor emocional es exactamente el mismo que con el dolor físico. Al igual que no sentimos el dolor físico en su totalidad hasta horas después del suceso, ante un acontecimiento traumático o estresante se produciría lo mismo: en este caso tendríamos la sensación de sentirnos anestesiados, lo que se conoce habitualmente como “estado de shock”. Esto nos permitiría no enfrentarnos al hecho doloroso de forma inmediata si no que, a lo largo de las horas (o días), iríamos procesándolo poco a poco.

Consecuencias de tener un nivel bajo de endorfinas

¿Te Imaginas cómo sería tu vida si no tuvieras ningún momento de placer? Por la pandemia y el aislamiento físico y social que hemos sufrido durante el confinamiento, muchas personas han podido experimentar esa privación de placer. Se nos han retirado las reuniones sociales, el viajar, las celebraciones…El resultado ha sido que muchas personas se han empezado a sentir más deprimidas, con cambios de humor bruscos y con la sensación de que cualquier situación que se les planteara, y que les generara dificultades, era un granito más que se acababa “haciendo bola”. 

Las personas que tienen las endorfinas bajas tienen esta sensación prácticamente todo el tiempo. Suelen estar deprimidas y la vida se les hace cuesta arriba. Tienen la eterna sensación de que la vida pasa y nada les motiva. Desde este estado basal bajo de ánimo hay muchas posibilidades de que la persona acabe intentando “subir” las endorfinas con herramientas externas. Aquí es donde se puede acabar generando una dependencia a diferentes situaciones o conductas que elevan estas endorfinas de manera artificial: drogas, abuso de juego… incluso pueden patologizarse la búsqueda de placer a partir de sustancias o acciones que lo generan de forma natural: comida, sexo, deporte…

https://www.elpradopsicologos.es/blog/que-son-las-endorfinas-liberar/

Publicado el

Soledad – Síndrome del nido vacío.

Una vez que los hijos abandonan el hogar para comenzar a vivir de forma independiente, los cuidadores, sobretodo las madres, sienten un profundo vacío. El hecho de que un hijo deje el hogar familiar para formar una nueva familia o para comenzar una vida separado del núcleo familiar, sume a los padres en una gran angustia.


En estas situaciones los padres se dan cuenta de que ya nos son tan necesarios en la vida de los hijos, y en muchas ocasiones, sobretodo en el caso de las madres, las cuales muchas han centrado el eje de sus vidas en el cuidado y atención de sus hijos, sienten que aquello que daba significado a su existencia ya no está.

SÍNTOMAS MÁS COMUNES DEL SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

  • Sentimientos de vacío e inutilidad
  • Melancolía de tiempos pasados
  • Sentimientos de tristeza.
  • Desmotivación para realizar las tareas cotidianas
  • Fatiga
  • Ansiedad
  • Problemas sexuales

Esta nueva situación supone para ellos un reto, ya que han vivido muchos años al servicio de los demás y ahora deben invertir su tiempo en si mismos, por lo que deben desarrollar nuevas destrezas y conductas que les ayuden a superarla.

En este momento los padres deben revaluar su matrimonio y deben asumir que los hijos ya no están y que este es el curso normal de la vida, es decir, los hijos deben salir del hogar paterno. También es el momento en que los padres deben revaluar la relación con sus hijos, deben pasar de tratarlos como personas dependientes y sobre los que pueden ejercer influencia, a tratarlos de igual a igual, como otro adulto.

Es fundamental que los padres hablen y se comuniquen como están viviendo esta situación, que se expresen su dolor y sus inquietudes, ya que esto les hará unirse más y buscar soluciones conjuntas.

A la par, es beneficioso dedicar más tiempo a la pareja, compartir actividades, reforzar la relación en el plano amoroso y sexual.

Es importante retomar aficiones abandonadas o descubrir nuevas actividades en las que invertir nuestro tiempo, favoreciendo las citas con los amigos, viajes, etc.

En muchas ocasiones esta situación coincide con otro gran acontecimiento vital que es la jubilación, con lo que el tiempo libre se multiplica, por lo que quizás llega el momento de plantearse aprender aquellas cosas que siempre fueron de interés pero que por falta de tiempo nunca pudieron hacerse, por ejemplo clases de informática, pintura, canto, baile… Esto ayuda a estructurar el tiempo entorno a una actividad con la que se ha adquirido un compromiso y permite seguir manteniendo un buen nivel tanto físico como mental.

Y lo más importante de todo es darse cuenta que aunque ya no nos dediquemos al cuidado de los hijos, seguimos siendo muy importantes para ellos y que aunque igual ya no nos necesitan en el día a día, seguirán requiriendo de nuestra experiencia y enseñanzas para seguir su camino en la vida.

Publicado el

Sindrome vacacional y post-vacacional.

Con la llegada del verano, llega el calor, se abren las piscinas, nos apetece más estar en la calle disfrutando del sol en compañía de los amigos…. y también llegan las ansiadas vacaciones.

Las vacaciones generalmente representan un momento importante y esperado de nuestras vidas, dado que solemos reflejar en ellas una serie muy diversa de expectativas, tal como realizar ese maravilloso viaje que a veces llevamos meses planeando, pasar mas tiempo con los seres queridos y poder realizar con ellos las actividades que la cotidianeidad nos roba.

A su vez el periodo vacacional supone un periodo de calma y sosiego, donde es la propia persona la que marca sus ritmos, ajena a la presión diaria de la rutina laboral, y tiene la posibilidad desde realizar aquellas tareas que por falta de tiempo ha ido postergando hasta simplemente disfrutar de la pereza.

Sin embargo, para muchas personas también supone ciertos quebraderos de cabeza, al modificarse sustancialmente su status quo, por ejemplo, con el fin del curso escolar y la presencia de los niños todo el día en la casa y la necesidad de su cuidado y atención.

Este paro en la rutina escolar marca un cambio en la dinámica de toda la familia, en algunos casos se debe pedir colaboración de familiares para que puedan hacerse cargo de los pequeños, debido a la dificultad actual de las familias para conciliar vida laboral y familiar. Otras familias optan por apuntar a los hijos a actividades de verano, desde cursos hasta campamentos, donde se mantienen ocupados y pueden socializar y disfrutar con otras personas de su misma edad, para lo cual hay que tener en cuenta las inquietudes y apetencias de los pequeños, escucharles activamente a fin de no imponerles actividades que pudieran no desear.

Pero si bien las vacaciones son el objeto de deseo de casi todos, también por si mismas son un componente generador de estrés y ansiedad, provocando discusiones entre las parejas, sobre los destinos y las maneras de realizar las vacaciones, ya sea por el alojamiento, el presupuesto a invertir, los días, las actividades, el equipaje…

Finalmente, llega el día ansiado, y nuevamente el estrés se dispara gracias al momento del desplazamiento, donde el nerviosismo y la irritabilidad son la norma, dado que no se quiere perder el avión, se desea evitar el atasco, se sufre el agotamiento de viajes largos, tanto física como mentalmente.

Para evitar todos estos problemas debemos escuchar los deseos y opciones de todos los implicados, sea familia o grupo de amigos, llegando a consensos que sean del agrado común, tratar de tener una planificación previa de las cosas importantes, como billetes de avión o tren, cuidado de los niños, etc. de manera que estas cosas no supongan un peso e incertidumbre constantes durante el viaje y eviten posteriores confrontaciones.

Y para los conductores la recomendación es tranquilidad y descansos durante el viaje, disfrutar del mismo, verlo como parte de las vacaciones y no como un trámite penoso.

Pero sea como sea, finalmente llega la vuelta al trabajo, y con ello el periodo conocido como “síndrome post vacacional”, síndrome que viene a durar unas dos semanas a lo sumo, en el que nuestro cuerpo y mente tiene que volver a adaptarse a las exigencias del trabajo.

Sus síntomas son bien conocidos por todos: depresión, irritabilidad, apatía, tristeza, dolores musculares, insomnio, ansiedad, falta de concentración, melancolía… Todo esto generado por el cambio de patrones de conducta durante las vacaciones, puesto que cambiamos hábitos de sueño, tendemos a dormir más, nos acostamos y levantamos también más tarde, los patrones de alimentación cambian, no estamos presionados por el reloj y realizamos las actividades más relajadamente.

Para tener una aceptable vuelta al trabajo y no padecer un acusado síndrome post-vacacional, es recomendable:

  • Unos días antes de que se produzca la vuelta al trabajo ir ajustando los patrones de sueño y alimentación a los habituales durante la jornada laboral.
  • Hacer coincidir la vuelta con un día a media semana, así nos adaptaremos y tendremos tiempo para descansar en el fin de semana.
  • Mantener una actitud positiva, pensando que la vuelta al trabajo es un reencuentro con nuestras costumbres y con nuestra normalidad.
  • No mortificarnos con que queda todo un año para las próximas vacaciones.
  • Darnos tiempo para estar óptimos en nuestras tareas, es normal no estar centrado los primeros días de trabajo, por lo que no debemos culparnos por cometer errores.
  • Disfrutar del tiempo de ocio.
Publicado el

Persuasión e influencia: Por que me venden lo que no quiero comprar?

Un vendedor llama a nuestra puerta, abrimos y media hora de charla después, nos encontramos con que hemos adquirido un montón de artículos que no necesitábamos.

¿Que factores influyen en nuestra conducta para que aceptemos hacer algo en lo que normalmente no estaríamos interesados?

Desde la Psicología Social, Robert Cialdini experto en procesos de influencia y persuasión, nos presenta 6 principios, que nos hacen ser vulnerables ante las técnicas persuasivas.

Reciprocidad.Nos sentimos obligados a devolver todo aquello que nos entregan ya sea un favor, un cumplido  o un regalo incluso aunque no lo queramos, de ahí que muchas tácticas comerciales se basen en darnos obsequios solo por acudir a una charla o pequeños regalos a cambio de una suscripción.
Coherencia.Nos gusta ser coherentes y más si nos sentimos comprometidos con algo por lo que, cuando tomamos una decisión queremos mantenerla, de esta manera cuando hemos comprado algo y luego nos arrepentimos nos cuesta devolverlo, o renunciar a algún artículo que queremos aun cuando el precio aumenta.
La aprobación social.Somos muy sensibles a la presión social de modo que si los demás lo hacen tendemos a repetir los mismos comportamientos, por esto nos da reparo entrar para cenar en un restaurante que esta vacío, pero si vamos a lugares de ocio donde hay que esperar largas colas, por este mismo principio, muchos anuncios incluyen testimonios de usuarios, así se refuerza el valor del artículo
Simpatía y atractivo.Tendemos a dar más credibilidad y  a confiar más en aquellas personas que nos parecen simpáticas y/o atractivas. Tendemos a generalizar, y si pensamos que una persona es atractiva o simpática tendrá además otras características positivas por lo que sus opiniones o gustos nos parecerán acertadas y esto hace que seamos más vulnerables a su influencia. De ahi que políticos y otras figuras públicas que necesitan venderse, tengan asesores de imagen.
Autoridad.Si la fuente es una autoridad reconocida, el mensaje es más influyente, por eso en los anuncios 9 de cada 10 dentistas recomiendan un determinado dentífrico o el que arregla el lavavajillas dice cual es el mejor detergente. No solo esto es importante sino la puesta en escena, por ejemplo, pensamos que es mejor médico el que lleva bata blanca que el que no la lleva o el profesional que exhibe sus títulos académicos en la pared que el que no.
Escasez.Si hay poco producto disponible consideramos que es porque es bueno, valoramos más las cosas si son escasas. Si vemos una oferta de tiempo limitado, tendemos a sentir más necesidad de adquirirlo, de ahí los anuncios de promoción válida hasta determinada fecha o hasta fin de existencias.


A la luz de estos principios, descubrimos que no somos tan libres a la hora de elegir que es lo que queremos comprar y que en muchas ocasiones podemos ser presas de manipulaciones, así es que una vez sabido esto, quizás la próxima vez que nos regalen algo nos podamos preguntar cual es la intención última de esa acción y si esto me obliga a hacer algo que en realidad no quiero.

https://www.psicoglobal.com/blog/persuasion-influencia