Publicado el

La obnubilación, en qué consiste

“Y los hombres debieran saber que del cerebro y de ninguna parte más, tienen la dicha, el deleite, la risa y las bromas, así como las penas, aflicciones, abatimientos y lamentaciones…”

 Escritos hipocráticos

La obnubilación, también llamada innubilacióin, es un estado de alteración de la conciencia en el que la persona puede responder a ciertas órdenes, pero con lentitud o dificultad.

Quien está obnubilado puede responder bien a ciertas ordenes, así como también puede escribir, realizar cálculos mentales y otras tareas, sin embargo, esto se le hace difícil, o le produce fatiga.

Se debe destacar que la obnubilación de la consciencia se puede dar en dos grados, uno leve o moderado, y uno más profundo.

La obnubilación y la conciencia

La obnubilación también se ha utilizado en la literatura para describir un estado de lo mágico, maravilloso, feliz e irrepetible, que acontece previo al enamoramiento.

No obstante, en la vida real es mucho más difícil de afrontar, ya que se trata, como se ha mencionado, de un estado de alteración de la consciencia que en muchas ocasiones se presenta en las urgencias médicas y requiere de un tratamiento apropiado.

Pues, un nivel bajo de conciencia puede ser una alerta a un potencial daño en el cerebro, ante el cual se debe actuar con rapidez para corregir las causas y evitar el empeoramiento.

De modo que, atendiendo a los grados, esta alteración puede ser leve o moderada y se caracteriza por una dificultad de comprensión, confusión, incapacidad de acción y estupor.

En el grado más profundo de la alteración de la conciencia ya cabría cualquier ausencia que indique un indicio de conciencia.

Sin embargo, para hacer referencia a la obnubilación es preciso detallar qué es la conciencia y la verdad es que este es un término en el que muchos autores no han logrado llegar a un consenso.

No obstante, se podría decir, de forma somera, que la conciencia es un estado en el que el individuo puede darse cuenta de sí mismo, así como de su entorno.

Por ello, una conducta consciente está formada por dos agentes fisiológicos, a saber, el despertar y el contenido de la conciencia.

En cuanto al contenido de la conciencia, este refiere a las funciones mentales, afectivas y cognoscitivas, mientras que el despertar tiene que ver más con la apariencia de estar despierto, resaltando con ello que, no porque un sujeto “despierte”, se puede decir que hay cognición, y tal ejemplo de ello es el estado vegetativo persistente.

La obnubilación, conceptualizaciones

Una persona tiene un nivel adecuado de conciencia cuando su estado de alerta le permite estar despierto y responder a los estímulos de manera apropiada.

Por ello, tanto la conciencia como el comportamiento consciente se encuentran en dependencia de múltiples estructuras que se localizan en el tronco cerebral, el diencéfalo y los hemisferios cerebrales.

Ese estado de “despertar”, precisamente depende de que la formación reticular y las estructuras alrededor del tronco cerebral tengan un buen funcionamiento.

Esto permite afirmar que el comportamiento consciente es el resultado de una relación compleja entre las áreas funcionales de los hemisferios cerebrales, así como de otros sistemas como el diencéfalo y el tronco cerebral.

Ahora bien, un nivel bajo de conciencia en su grado mayor ya alude a un coma, en el que pueden intermediar estados de alerta.

En cuanto a la obnubilación, los autores Sánchez Rodríguez, Ruiz y Mora, en su estudio sobre el bajo nivel de conciencia, la conceptualizan como un cuadro en el que la principal cualidad es el retardo para despertar o poner en función la atención. Dicho cuadro, también podría estar marcado por episodios de irritabilidad y somnolencia.

El término, por lo tanto, puede aludir a los pacientes cuyo estado de alerta es leve o moderado, acompañado por un poco interés en el ambiente y con respuestas lentas a la estimulación. También se resalta el aumento en el número de horas para dormir.  

En el caso del estupor, con el cual pudiese ser confundida la obnubilación, cabe destacar que éste se caracteriza por un estado de sueño profundo, cuya diferencia resulta en un comportamiento que no presenta respuesta o cuando el paciente responde, pero a estímulos muy intensos y repetidos, con palabras incoherentes o sonidos.

En el caso del coma, y para diferenciar aún más la obnubilación, hay una falta de respuesta, en donde el sujeto permanece con los ojos cerrados y no se observa el fenómeno del despertar.

Por lo general, la obnubilación de la conciencia viene acompañada a una enfermedad somática, es decir, que el paciente es orgánico.

Quien se encuentra en un estado de obnubilación no tiene capacidad para concentrarse, darse cuenta de lo que ocurre en su entorno o reflexionar.

Además, el individuo suele tener un comportamiento apático, con un pensamiento lento, que se pudiese mostrar también como incoherente.

Por último, se debe tomar en consideración la alteración que padece el paciente obnubilado en estado de vigilia-sueño.

https://www.psicoactiva.com/blog/la-obnubilacion/