Publicado el

EL CHANTAJE EMOCIONAL: TIPOS DE CHANTAJE

Tipos de chantajes emocionales y como mueven las emociones del chantajeado.

Existen diferentes tipos de chantajistas emocionales y por ello, también existen diferentes tipos de chantajes y cada uno provoca una serie de emociones en la persona chantajeada. Generalmente, los chantajeadores buscan provocar tres tipos de emociones en sus víctimas:

1. Miedo. Quizás esta sea la emoción que utilizan con más frecuencia para conseguir lo que desean. Por ejemplo, en el caso de los agresivos o los auto-lesionadores utilizan el miedo para conseguir lo que quieren. Una persona agresiva podría decir “si no haces lo que yo te digo le haré daño a tu familia”. Mediante esta amenaza la víctima hace lo que el chantajista le ordena por miedo a que cumpla su amenaza y les haga daño a sus seres queridos.

2. Culpa. Por medio de la culpa intentan generar malestar y remordimientos de conciencia en sus víctimas. Por ejemplo, en el caso de los chantajistas de tipo “victimas” generan esta emoción para conseguir lo que desean. Por ejemplo, cuando un chantajista dice “estoy triste por tu culpa, siempre hago lo que tú quieres” le está diciendo directamente a la víctima que es la culpable de la situación. La persona chantajeada al sentirse culpable de la situación del otro cederá al chantaje con el objetivo de sentirse mejor consigo misma.

3. Obligación. Este tipo de chantaje Por ejemplo, una persona dice “necesito que me ayudes con el trabajo, si tú que eres mi hermano no me ayudas, nadie me ayudará”. El chantajeado cede al chantaje porque cree que como hermano es su obligación.

Perfil de las víctimas del chantaje y consecuencias del chantaje emocional

Las personas que normalmente sucumben al chantaje tienen una serie de características como, por ejemplo:

Son personas con un estilo comunicacional pasivo. Es decir, dejan sus derechos de lado para complacer los de otros.

Son personas con dificultades para afrontar el conflicto. Ceden al chantaje para no tener problemas.

Son personas que muestran una necesidad constante de agradar a los demás. Es decir, hacen cualquier cosa por caer bien a la gente y que la gente no hable mal de ellas.

Son personas que se sienten culpables por cosas que no tienen nada que ver con ellas. Por ejemplo, en el caso del chantajista auto-lesionadores la persona cedería al chantaje porque se sentiría culpable de la situación si el chantajista cumpliese su promesa de hacerse daño.

En cuanto a las consecuencias de ser chantajeado, se pueden encontrar las siguientes:

  • Baja autoestima. Los chantajeadores suelen amenazar a las víctimas y esto hace que las víctimas tengan baja autoestima y que se sientan inferiores a los demás.
  • Estrés. Las situaciones constantes de chantajes emocionales pueden ser una fuente de estrés.
  • Ansiedad y depresión. El ceder constantemente a los deseos de los otros puede generar ansiedad y depresión.
  • Sentimiento de poca libertad. Cuando hacemos constantemente lo que otras personas quieren no nos sentiremos libres porque no estaremos haciendo lo que nosotros queremos.

https://www.psicoglobal.com/blog/chantaje-emocional-estrategias

Publicado el

EL CHANTAJE EMOCIONAL

El chantaje emocional: 3 estrategias de neutralización.

El chantaje es algo común y a lo que todos nos hemos visto expuestos alguna vez en la vida. Se trata de una presión que ejerce una persona sobre alguien mediante amenazas para obligarlo o condicionarlo a que haga algo de una determinada manera y conseguir de este modo un beneficio.

El chantaje emocional es una estrategia en el que se utiliza el miedo, la culpa o la obligación como medio para conseguir que la otra persona haga algo que nos beneficia. Podría decirse que es una forma de maltrato psicológico y que puede producirse en todo tipo de relaciones como, por ejemplo, entre amigos, entre una pareja o entre familiares.

Dentro del chantaje emocional pueden existir diferentes tipos de chantajes y diversas consecuencias para las personas chantajeadas, y éstas pueden llegar a condicionar la vida del chantajeado. Por ello, te explicamos todo esto y te presentamos algunas estrategias para neutralizar los chantajes emocionales.

Perfil del chantajista emocional y tipos de chantajistas emocionales.

Los chantajistas pueden presentar diferentes perfiles y características. Aun así, a grandes rasgos, podría decirse que se suele tratar de personas que tienen miedo a ser abandonados o que tienen miedo a que otras personas les hagan daño. Por ello, utilizan todo tipo de medios para que esto no ocurra. También se caracterizan por ser personas que tienen poca tolerancia a la frustración, es decir, necesitan tener en todo momento lo que desean sin que los intentos para conseguirlo fracasen. Debido a esto último, precisan tener todo lo que ocurre a su alrededor bajo control. Además, suelen presentar distorsiones en el pensamiento ya que suelen pensar que lo que piden o lo que desean es lícito y justo.

En cuanto a los tipos de chantajistas emocionales, los más comunes son:

  • Agresivos. Amenazan con que si alguien no hace lo que ellos quieren tomarán represalias. Por ejemplo, “si me borras como amigo en el Facebook te arrepentirás el resto de tu vida” o “si no te callas le haré daño a tu familia”.
  • Auto-lesionadores. Amenazan con lesionarse o hacerse daño si la otra parte no cede al chantaje. Por ejemplo “si no vienes conmigo de viaje puede ser que me pase algo, no soy responsable de mis actos o de lo que me pueda hacer”.
  • Sufridores. Intentan mostrar que sufren porque la vida les trata mal para conseguir que la otra parte les acepte o haga lo que ellos desean. Por ejemplo “no te preocupes si me dejas solo, ya sé que nadie me quiere”.
  • Víctimas. Estos chantajistas culpan a la otra parte de su sufrimiento como medio para conseguir lo que desean. Por ejemplo “estoy triste por tu culpa, siempre hago lo que tú quieres, esta vez deberías hacer lo que yo digo porque yo siempre me sacrifico por ti”.
  • Seductores. Buscan que la otra parte ceda a sus deseos diciéndole que harán algo por ella. Por ejemplo “si vienes conmigo de viaje y haces lo que yo te digo, no te faltará de nada”.
  • Los que buscan algo más. Se trata de personas que después de que alguien haya hecho algo por ellos siguen pidiendo favores. Por ejemplo “después de todo lo que has hecho por mí podrías también dejarme dinero, lo necesito, sabes que si no fuese necesario no te lo pediría”.

https://www.psicoglobal.com/blog/chantaje-emocional-estrategias

Publicado el

Emociones Positivas

emociones positivas

Importancia de las emociones positivas

¿Cuál es la importancia de las emociones positivas?

Investigaciones recientes del neurocientífico Antonio Damasio, quien es uno de los pioneros a nivel mundial de esta ciencia, han demostrado que las emociones y los sentimientos constituyen un aspecto central de la humanidad; el científico nos ofrece una demostración científica de que las emociones positivas (las alegrías) deben ser seleccionadas y preferidas a las emociones negativas. Señala además que, para lograr comprender al ser humano en su totalidad, incluso para que podamos vivir mejor como sociedad, es necesario que seamos capaces de “organizar nuestras emociones de tal modo que podamos cultivar las mejores emociones y eliminar las peores”. Incluso va aún más lejos y afirma que “el objetivo de una buena educación” en general “es organizar nuestras emociones”.  Todo esto resalta la importancia de las emociones positivas.

Esta propuesta sorprende no solo por el hecho de que las emociones y los sentimientos hayan sido descuidados por mucho tiempo por la ciencia, al ser considerados «subjetivos» o privados, sino también porque es un descubrimiento que va en contra de muchas maneras de pensar que a simple vista parecieran de «sentido común». Pero ¿cuál sería la novedad de esto, pues pareciera que se trata de algo infantil…? Todos sabemos, o al menos todos intentamos pasarla bien y procurar tener emociones relacionadas con la felicidad. ¿Qué es lo nuevo de esto?

Pues bien, si bien es cierto que todos buscamos ser felices y experimentar el mayor número de emociones positivas posibles, también es cierto que emitimos juicios negativos muy fuertes en contra de nosotros mismos cuando nos equivocamos o cuando estamos mal. Es decir que, frente a una emoción negativa, reaccionamos diciendo NO, y por pura voluntad la negamos. De lo que se dio cuenta Damasio en sus investigaciones, es que “la mejor manera de contrarrestar una emoción negativa concreta es tener una emoción positiva muy muy fuerte”. Es decir que paradójicamente, la fuerza de voluntad no tiene que ver con negar lo que uno quiere cambiar, ni entrar en desacuerdo consigo mismo. La fuerza de voluntad es más bien un “método para educar a la razón en la búsqueda de un estímulo que pueda volverte positivo, y así que se pueda reprimir la emoción negativa”.

Cabe mencionar que, en su libro En busca de Spinoza, el científico Damasio hace un recorrido de la historia, y rescata al filósofo moderno Baruch Spinoza, quien ya desde el siglo XVII había elaborado una ética de las emociones positivas. Y efectivamente, Spinoza forma parte de una tradición epicureísta, cuyo optimismo no consiste en decir «diviértase», ni dedíquese a tener placeres únicamente (pensamiento hedonista); el optimismo de Epicuro consiste en invitar a una tarea de selección en la que se toma parte exclusivamente de las emociones positivas. Es decir que para el epicureismo «toda tristeza es considerada mala». Esto no impide sin embargo que las tristezas sean inevitables; la muerte, el sufrimiento, que nos acompañan durante toda la vida, son tristezas inevitables. Quiere decir únicamente que no se verá en la tristeza nada de bueno, de útil ni de fecundo (son simplemente inevitables).

https://www.ryapsicologos.net/articulos-de-psicologia/importancia-de-las-emociones-positivas/

Publicado el

Emociones Negativas

emociones negativas

¿Qué son las emociones?

Las emociones son la vida misma. Conforman el tejido de nuestra vida cotidiana, le otorgan textura y consistencia tanto a nuestros mejores momentos como a nuestras dificultades y trastornos más dolorosos. Día a día somos llevados por nuestras emociones y muchas veces no es fácil saber cómo gestionarlas ni qué postura tomar frente a ellas. Para esto, conviene conocer acerca de la naturaleza y las características de las emociones.

La emoción proviene de la raíz latina emovere, «poner en movimiento», y es una experiencia psicofisiológica compleja e intensa de un individuo humano o no humano, y que tiene un comienzo repentino y una duración relativamente breve. La emoción está ligada a un objeto localizable cuando éste reacciona a las influencias bioquímicas (interna) y ambientales (externa). Se trata de sensaciones corporales de las que cobramos conciencia. Estas sensaciones pueden provenir de objetos del mundo exterior, al actuar y estar en contacto ellos, pero también pueden derivarse de los recuerdos, al estar en contacto con nuestros pensamientos e ideas.

Las emociones son a la vez un estado del cuerpo y una variación del cuerpo (Spinoza). Son la manera en que estamos en contacto con el mundo, son “una tendencia a actuar en una dirección determinada” (Vigotsky). Las emociones en esencia son la manera en que somos informados por la realidad, y tienen un valor tanto adaptativo como creativo. Nos permiten por un lado adaptarnos a situaciones nuevas que nos presentan retos y exigen hacer ajustes en nuestra forma de percibir la realidad, pero también, por otro lado, nos permiten crear nuevas formas de actuar y pensar frente a situaciones de la vida en general. Nos prepara para la acción, pero también nos impulsa a la reflexión y a la creación. Sin las emociones nos sería imposible comprender lo que sucede en el mundo, no podríamos construir alternativas frente a los problemas y dificultades de la vida que se nos presentan, ni tampoco podríamos transformar nuestra realidad al producir nuevos valores y sentidos.

Tipos de emociones: emociones positivas y emociones negativas

Existen dos tipos de emociones fundamentales, las emociones positivas y las emociones negativas. Entre las emociones positivas principales están la alegría, la gratitud, el amor, la admiración, la satisfacción, la amabilidad, y entre las emociones negativas, aunque inevitables, están la tristeza, el miedo, la culpabilidad, el resentimiento, el estrés, angustia. A grandes rasgos las emociones positivas son aquellas que aumentan nuestra potencia de actuar y de pensar, así como nuestra fuerza para existir, y las emociones negativas son todas aquellas que disminuyen nuestra potencia de actuar y de pensar, así como nuestra fuerza para existir. Esto no quiere decir que solo debamos tener emociones positivas y rechazar las emociones negativas. Ambas emociones son necesarias e importantes. Las emociones negativas, podría decirse, deben ser tratadas como una especie de trampolín que nos lanzan hacia las emociones positivas. En este sentido, puede afirmarse que las emociones son signos o indicadores, por ejemplo, de que requerimos lograr un aprendizaje respecto a ciertos aspectos de la vida, o bien mejorar ciertos puntos de vista sobre alguna situación.

¿Las emociones negativas son malas?

Las emociones negativas no son malas en sí mismas, sino en tanto que se entronicen o tiranicen, por decirlo así, e impidan el paso de emociones positivas.

No es que las emociones negativas sean malas: lo malo, si podemos decirlo así, tiene que ver con un cierto modo inadecuado de vivir las emociones negativas. Este modo prioriza las emociones negativas a las positivas, o vive las emociones de tal modo que no permite salirse de las emociones negativas. Por ejemplo, experimentar tristeza tras la muerte de un ser querido o tras una ruptura, es un signo positivo que indica un manejo adecuado de la situación. Sin embargo, pasar 15 años encerrados en la tristeza debido a este evento sugiere un modo de vivir la situación que no permite salir de las emociones negativas. O bien, reaccionar con molestia hacia la persona que nos ha hecho mal, incluso modificar las condiciones de la relación (a manera de cobrarse), es signo también de un manejo adecuado de las emociones, y sin embargo quedar atrapado en el resentimiento, y no darles importancia a los esfuerzos de la otra persona para reparar el daño puede encerrarte en un resentimiento que impide una relación sana con el otro.

Estas formas de manejar nuestras tristezas negativas son inadecuadas porque nos conducen a un modo de vivir que nos quita fuerza y nos impide avanzar. El modo de vivir que prioriza las emociones negativas da cuenta de una cultura de la tristeza, en la que se considera las emociones negativas son una condición para el bienestar de las personas.

Las emociones negativas son una oportunidad para atender, escuchar y entender sobre asuntos pendientes que no marchan adecuadamente en nuestra vida.

Las emociones negativas no son obstáculos en el camino de la vida, son parte del camino.

Signos de que no hay una gestión adecuada de las emociones

Si presentas algunos de los siguientes comportamientos o signos, es muy probable que estés atrapado en un mal manejo de las emociones.

  • Evitar la familia o los amigos
  • Estar convencido de que la vida no guarda cosas buenas para ti en el futuro
  • Consumir mucho alcohol o drogas
  • Pensar constantemente en eventos dolorosos
  • Presentar problemas de salud mental como ansiedad, depresión y otras condiciones
  • Ser incapaz de disfrutar el presente
  • Planear vengarse de alguien
  • Tener explosiones de ira

¿Se trata de controlar las emociones?

No se trata de controlar las emociones, sino de estar en armonía con ellas. De la misma manera que los marinos se sirven del viento para darle dirección a un navío, lo mismo podemos aprender a servirnos de las emociones, y utilizar su fuerza sin necesidad de dominarlas o aplacarlas.

Las emociones en esencia son la manera en que somos informados por la realidad, y por tanto tienen un valor tanto adaptativo como creativo. Nos permiten por un lado adaptarnos a situaciones nuevas que nos presentan retos y exigen hacer ajustes en nuestra forma de percibir la realidad, pero también, por otro lado, nos permiten crear nuevas formas de actuar y pensar frente a situaciones de la vida en general.

https://www.ryapsicologos.net/autoayuda/emociones-negativas/