Publicado el

Póntelo, pónselo: ¿Por qué debemos usar el condón para protegernos?

¿Por qué a pesar de tener tanta información muchas personas evitan ponerse el preservativo? ¿Sabes que el condón muy seguro? Descubre por qué seguir el consejo de ‘Póntelo, pónselo’.

No hace falta decir que pleno siglo XXI tenemos información sobre la sexualidad al alcance de nuestras manos, tanto en los colegios, en la televisión a través de campañas de publicidad y concienciación, en el maravilloso y amplio mundo de Internet, etc. Entonces, la pregunta del millón sería: ¿Por qué muchas personas no quieren ponérselo?

Concienciación

El psicólogo, Luis A. Oblitas nos recuerda que además de la toma de conciencia que es un trabajo de la sociedad también es necesario poder aportar estrategias necesarias para hacer entender los factores de riesgo a los que se pueden exponer si no emplean condones en el acto sexual. Esta necesidad provendría de: planificadores sociales (como políticos, parlamentarios), personal sanitario, educadores, periodistas y agrupaciones relevantes. ¿Te ha llegado la información suficiente sobre el tema?

Tengas o no la información suficiente para poder concienciarte, la realidad es que en un estudio realizado  a 2.000 jóvenes de España por la marca Control se confirmó que el 26% siempre tenían una excusa para evitar colocarse el preservativo. Asimismo, el hecho de haber perdido el miedo a contagiarse de VIH ha hecho que se detecten más enfermedades como gonorrea, clamidias, herpes, etc.

La conocida campaña del ‘póntelo, pónselo’ hecha en los anuncions de los años 80 en España fue el precursor de la concienciación en nuestro país. También Durex y su anuncios ayudaron a tener más seguridad en nuestras relaciones amorosas. Otro anuncio que fue polémico en su época fue una de las campañas contra el sida en la televisión española. 

¿Por qué es necesario protegerse?

Existen distintos métodos anticonceptivos. Pero el preservativo es el único que nos evitará contraer una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual). Pero no solo eso, vamos a hablar un poco de factores que ya nos enseñaron en educación sexual y no debemos olvidar:

1. Reducimos la posibilidad de ETS

Con el preservativo reducimos hasta un 90% la posibilidad de tener una ETS. Tanto es así que el uso del condón es uno de los métodos más efectivos para saber cómo evitar el sida o enfermedades de transmissión sexual tan conocidas. 

2. Evita los embarazos no deseados

En la mayoría de los anuncios como el mencionado de ‘pontélo, ponsélo’ y su campaña las personas se ven muy sugestionadas cuando se les advierte que pueden tener un embarazo no deseado. Para evitarlos, el mejor método anticonceptivo es el condón.

3. Ayuda a hacer más placentero el coito

A pesar de lo que muchas personas creen, el condón puede ser más placentero que no usarlo. Nos ayuda en nuestras relaciones sexuales, alargando el coito, haciéndolo más placentero o sensitivo, etc. Esto sucede ya que tiene lubricación y puede ayudar a las chicas a tener mucho más placer en sus relaciones.

4. Son prácticos y baratos

Los condones son muy fáciles de conseguir. De esta forma, existen hasta máquinas que las distribuyen. Además su coste es muy asequible. Por ello, seguir los consejos de la campaña ‘póntelo, pónselo’ o cualquiera de los vistos en el anuncio de Durex es muy accesible a todos. 

5. No tienen efectos secundarios

A diferencia de otros métodos anticonceptivos, los condones no tienen efectos secundarios que puedan repercutir a la salud de uno de los dos participantes. De esta forma, no sólo son la mejor forma de saber cómo prevenir el VIH o cualquier ETS, sino que además no tienen secuelas para nuestra salud. 

Algunas personas pueden experimentar ciertos recelos hacia los condones a causa de problemas en su autoestima o sexules. En estos casos, no debemos evitar el condón para intentar remediar este tipo de problemas, sino que es esencial acudir a un psicólogo profesional para poder solucionarlos. 

Consejos para seguir el 'póntelo,pónselo'

Consejos para disfrutar del sexo con condón

Existen una serie de excusas o situaciones que quizás hayas escuchado para evitar utilizar el preservativo y que debes empezar a tumbar, si te encuentras en estas situaciones:

  • “No te preocupes, haremos la marcha atrás”

La marcha atrás no te va a proteger de posibles embarazos. ¿Alguna vez has escuchado lo de “Antes de llover chispea”? Además, para las enfermedades de transmisión sexual no existe la marcha atrás. Este tipo de desconocimiento alrededor del sexo suelen suceder cuando las personas aún no han usado su primer preservativo.

  • “No tengo condones”

Si estás teniendo sexo casual quizá ante una respuesta así es el momento de aprender a decir no y poner unos límites que aunque a nadie le apetecen en esos momentos son necesarios para posibles consecuencias irreversibles.

  • “Es que no se nota tanto”

Muy habitual en los hombres, pero existen preservativos más finos para que la sensibilidad no se vea afectada. 

  • “Me irrita”

Esta quizá sea más habitual entre mujeres. La solución es que entiendas que existen preservativos sin látex si es por lo que te sientes irritada. Piensa también que muchas veces nuestra mente nos habla a través de nuestras relaciones sexuales y cuando algo que no nos convence o no nos parece bien el fondo no lo combatimos puede traducirse en problemas sexuales.

  •  “No sé cómo para la situación para que se ponga el preservativo”

A veces cuando salimos de una relación de tiempo y empezamos a conocer a nuevas personas que a primera vista no tienen por costumbre ponerse el condón por sí mismos, puede dar apuro no saber cómo decir que se lo pongan. En esos momentos es cuando debemos pensar que por muy guapo/a, limpio/a o sincero/a nos parezca no sabemos qué nos puede contraer. Por lo tanto, compensa más cortar durante un segundo la situación que no las consecuencias.

El anuncio de ‘póntelo, pónselo’ fue el precursor de mucho más conocimiento alrededor de las ETS y los anticonceptivos. De esta forma, hoy podemos disfrutar del sexo con total seguridad.

https://www.mundopsicologos.com/articulos/pontelo-ponselo-nos-estamos-desacostumbrando-a-protegernos