Publicado el

Descubre cómo son las personas no empáticas

EL PROBLEMA DE LAS PERSONAS NO EMPÁTICAS

Qué es la empatía

La empatía es una habilidad básica, que forma parte de la inteligencia emocional y favorece las relaciones interpersonales. Nos ayuda a posicionarnos en el lugar del otro, a poder reconocer tanto nuestras emociones como las de los demás, y adaptarnos socialmente. Sin embargo, existen personas con niveles ínfimos de empatía e incluso ausencia de ésta, como lo indica la psicología online.

Seguramente os hayáis encontrado con alguien a lo largo de vuestra de vida que por ejemplo no sea capaz de comprender vuestros sentimientos, de entender cómo os podéis sentir ante una determinada situación. No se posicionan más allá de ellos mismos, ni se preguntan cómo se pueden sentir los demás ante sus acciones o comentarios, carecen de esa comprensión, llamada empatía. No pueden establecer relaciones de igualdad con la otra persona, lo hacen desde la superioridad o desde la inferioridad.

La ausencia de empatía repercute en la vida de la persona que carece de ella y en las que forman parte de su vida, generando inestabilidad, problemas a la hora de relacionarse y de adaptarse. Y el entorno habitualmente es quién les hace ver ese déficit, siendo muy complicado que puedan llegar a comprenderlo y trabajar en mejorar, porque habitualmente se sentirán atacados y/o incomprendidos.
 

¿Qué hace que una persona carezca de empatía?


Las causas pueden ser muy diversas y habitualmente comienzan en la infancia:
El estilo crianza: Haber crecido sin muestras de afecto, en un entorno que no fomenta el cuidado de los demás puede provocar esta carencia en el desarrollo de la inteligencia emocional.

Haber sufrido negligencia en el cuidado y abusos en la infancia: Cualquier abuso recibido, físico, psíquico y/o sexual, provocará cambios a nivel cognitivo y emocional, que pueden afectar al desarrollo de esta cualidad.

La ausencia total, está más relacionada con diferentes trastornos psicológicos como son:
Trastorno narcisista de la personalidad: Las personas que lo padecen están tan preocupadas por ellos mismos que no pueden ver más allá. Las necesidades y/o preocupaciones de los demás no existen.

Trastorno límite de la personalidad: Padecen elevados niveles de inestabilidad emocional que dificultan su capacidad para poder empatizar con los demás en muchas situaciones.
Trastorno antisocial de la personalidad: En la esfera afectiva, estas personas tienen una gran dificultad para comprender las emociones de otras personas.