Publicado el

Miedo al compromiso: 10 Métodos para superar la fobia al amor

¿Empiezas muchas relaciones pero las acabas de forma precipitada?¿Crees que nunca has conocido a la persona perfecta? Quizá sufras de un miedo al compromiso, descubre cómo abordarlo.

El miedo al compromiso supone la imposibilidad de mantener relaciones a lo largo del tiempo o profundizar en ellas, aunque en el fondo se desee hacerlo. Las personas que tienen miedo a comprometerse pueden sentirse muy a gusto con su relación de pareja y querer mantenerla, pero un temor irracional les lleva a romper y a pasar de una pareja a otra sin parar. Observan que las personas de su alrededor se estabilizan y ellos se ven siempre inmersos en una relación pasajera debido a su miedo a tener pareja. 

La fobia a comprometerse sentimentalmente lleva a las personas que la tienen a sentir un profundo malestar emocional que se puede convertir en estrés y ansiedad. Este va en aumento cuanto más próximas a su pareja se sienten y el grado de compromiso es mayor, llegándose a transformar en gamofobia o miedo al matrimonio. Las consecuencias de esa incomodidad es la aparición de creencias negativas respecto a la relación y la imposibilidad de apreciar el lado positivo; sentirse atrapados y querer salir corriendo inmediatamente es el siguiente paso. Generalmente, tras experimentar estos efectos, se tiende a la ruptura. Constatar que se padece este miedo al compromiso, analizar su origen y las causas que lo provocan son las primeras fases para buscarle remedio.

¿Cuándo hablamos de miedo al compromiso?

Cuando surge el miedo a la intimidad, empiezan a crecer las dudas y a buscar «fallos» en la pareja. En cierta forma, la falta de estrategias y de conocimiento sobre uno mismo hace que se busque justificación a la propia inseguridad y temores. Como no se está preparado para asumir y abordar las carencias que uno tiene, se busca en el otro fallos que alivien el malestar generado y así comprobar que la causa del desconcierto es que la otra persona no es la adecuada. Al final, se buscará romper la relación para recuperar la estabilidad y huir del descontrol. Por este motivo, se habla del miedo a las relaciones o más concretamente, el miedo a tener una pareja. 

Este proceso de búsqueda de pareja y rechazo al compromiso se repetirá continuamente con diferentes parejas hasta que la persona asuma que tiene que abordar sus limitaciones. El ciclo se conseguirá romper cuando la persona se sincere consigo misma, afronte sus verdaderas necesidades y se arriesgue al compromiso. El miedo al compromismo o la falta de amor puede acarrear una serie de problemas más allá de la misma persona que lo padece a causa de que en muchas ocasiones se perjudica a los demás con ese tipo de comportamientos. 

¿Por qué tengo miedo al compromiso?

Las causas de no querer comprometerse en una relación estable, van desde cómo se vivió en la infancia la relación con padres y cuidadores a malas experiencias en relaciones anteriores. El miedo al fracaso o a la vulnerabilidad, la reivindicación de la individualidad o el no querer implicarse emocionalmente son algunos de otros motivos de este temor.

  • Teoría del apego

El miedo al compromiso muchas veces proviene de la relación que se estableció de pequeños entre los cuidadores principales y los niños. Esto le lleva a no saber querer en la vida adulta, mostrarse más inseguros y a tener menores capacidades para el apego emocional y para normalizar sus sentimientos y emociones. De este hecho se desarrolla una menor Inteligencia Emocional y una pobre gestión de las dificultades.

  • Traumas de relaciones pasadas

Otra posibilidad es que en el pasado se hayan tenido relaciones en las que se sufrió mucho y uno se promete a sí mismo que no le volverá a pasar lo mismo ya que no se implicará tanto emocionalmente para no permitir que le hieran. Tanto es así que los traumas son una de las causas más habituales por las que una persona tiene miedo a una relación

  • Poca madurez emocional

Hay algunos expertos que aseguran que este miedo al compromiso cada vez es más habitual dado que la adolescencia es una etapa que actualmente comienza antes y termina más tarde. Muchas veces se entra en conflicto entre las relaciones con amigos o la individualidad y el amor. 

  • Síndrome de Peter Pan

En muchos casos, existe la creencia de que tener una pareja te hará perder una parte de ti mismo y eso puede llegar a asustar. Y ahí aparece el temor al compromiso, ya que las personas que lo sufren suelen ser personas independientes y con las cosas muy claras, a menudo perfeccionistas y exigentes consigo mismas y con los demás pero carentes de madurez emocional y con un gran síndrome de Peter Pan.

Existen muchas mujeres y hombres con miedo al compromiso. A causa de ello, en ciertas ocasiones las personas no acuden a la ayuda profesional ya que creen que su miedo al amor o el miedo a una relación es algo completamente natural. La realidad es que la fobia al amor puede llegar a tener muchas repercusiones en nuestra vida, por ello, es esencial tratar el origen de este terror. 

¿Cuáles son los síntomas del miedo al compromiso?

Síntomas de este temor

Los síntomas del miedo al compromiso pueden ser muchos y muy variados. De hecho, cada persona ha podido recibir diferentes imputs a lo largo de su vida que le hayan hecho desarrollarlo tanto en las relaciones de pareja como en otros aspectos de su vida. Muchas personas huyen de lo que creen que les ata y van pasando de unas experiencias a otras sin casi ni planteárselo. Destacamos las formas más habituales del temor a comprometerse en el caso de las relaciones sentimentales.

  • Disfrutan sólo del enamoramiento

Muchas de las personas que tienen miedo al compromiso lo sufren porque disfrutan de la etapa del enamoramiento y cuando esta acaba, la relación les aburre o pierden interés en ella. Son personas que están enamoradas del enamoramiento y la seducción pero no son capaces de disfrutar del amor y de la estabilidad que viene después.

  • Son demasiado independientes

Otras veces aparece por miedo a perder la libertad o el sentimiento de autonomía e independencia e incluso nuestra esencia. Muchas veces las personas se sienten atadas solo por el hecho de tener pareja, aunque la relación permita la individualidad y tienen miedo a que la relación de pareja les cambie como persona.

  • No pueden salir de la zona de confort

Hay personas con fobia a comprometerse que lo que temen es salir de su zona de confort. Adentrarse en un terreno que desconocen les hace sentir inseguros y prefieren volver a lo que ya dominan para evitar la vulnerabilidad. Por lo general, estas personas a veces son también poco permeables a los cambios. Es por ello, que las personas que no salen de sus costumbres habituales suelen tener la denominada fobia al amor

  • Miedo a la dependencia emocional

En otras ocasiones el miedo al compromiso proviene del miedo a la dependencia emocional o a necesitar a alguien para estar bien. Pensar en que esto pueda suceder les hace perder parte su autoestima, es como si por el hecho de querer a otra persona se volvieran seres más débiles o incompletos.

  • Miedo al fracaso

Por otra parte, el temor al compromiso puede ser una anticipación de uno mismo. El miedo al fracaso puede llevar a la persona a anticiparse: Si rompo antes de enamorarme me aseguro que no será un fracaso porque no habré apostado todas mis cartas y además será una cosa que he decidido yo y no otra persona. Así se evitan la incertidumbre de lo que pasará.

  • Falta de comunicación

Hay personas que desarrollan miedo a comprometerse porque no soportan los conflictos derivados de una relación de pareja, no saben lidiar con los problemas y estos les generan tal estrés y ansiedad que prefieren estar solos a comprometerse con nadie.

Al respecto de este último punto, un estudio publicado por la Society for Personality and Social Psychology en 2015 destacó que las personas con alta evitación de los problemas son igual de felices en la soltería como en una relación, ya que al romper sus relaciones se sienten liberados de esas presiones que les angustian.

¿Cómo superar el miedo al compromiso?

El primer paso, como en todos los problemas, es aceptarlo: darte cuenta de que huyes de las relaciones estables, no porque no hayas tenido suerte sino porque evitas comprometerte. Esta primera fase es la más importante ya de que ella nacerá la motivación para el cambio. Tras ello, es necesario seguir algunos otros pasos que te llevarán a mejorar en tu concepción de las relaciones y de cómo te desenvuelves en ellas.

1. Descubre el patrón

Averigua cuál es el patrón con el que te desenvuelves en tus relaciones antes de desarrollar el miedo a tener una pareja. Examínate, observa qué sucede y en qué punto es donde aparece el miedo al compromiso o empiezas a hacer cosas que van en contra de que la relación avance. Ahí es donde hay que hacerse las siguientes preguntas y reflexiones: ¿qué quiero?, ¿lo que estoy haciendo me permite conseguirlo?, ¿qué tengo miedo que pase?, y sobre todo: ¿qué puedo hacer diferente?

Ve más allá del genérico “me da miedo comprometerme” y concreta el problema lo máximo posible, desde qué significa el compromiso para ti, a qué esperas de él, los detalles que implican que te preocupan o cómo desearías vivirlo para que no te resultase tan agobiante. Poner las respuestas por escrito ayudará a ver todos estos asuntos con más claridad.

2. No tengas miedo al error

Muchas veces el miedo al error te lleva a ni siquiera intentarlo. Empieza a pensar que si no lo intentas ya te estás equivocando porque no estás experimentando. Atrévete a equivocarte, si no lo pruebas no sabrás qué hacer ni cómo resolverlo. En la vida cotidiana funcionamos a base de ensayo-error para aprender ya que solamente con la teoría no basta. Experimentar las situaciones, incluso las que nos dan más temor, es necesario para ganar recursos para afrontar los posibles inconvenientes y desenvolvernos mejor en las relaciones futuras, tanto sentimentales como de amistad o familiares.

3. Cuestiona tus creencias

A veces, ese miedo al compromiso es completamente desproporcionado o parte de la base de un juicio previo sin evidencias reales. Que te hayan hecho daño en el pasado no quiere decir que todas las personas sean iguales, quizás esa persona que estás conociendo es la oportunidad de tener una relación muy buena y la estás desaprovechando porque la estás juzgando sin saber. A veces los miedos nos llevan por caminos que van directos al precipicio.

4. Se más abierto

Abre tu mente y disfruta de lo que va viniendo. Eso no quiere decir que no te auto-analices y que no analices cómo evoluciona la relación para saber si es lo que quieres o no pero no dejes que las preocupaciones te invadan y la indecisión o el miedo te bloqueen, la mejor opción es dejarse llevar. Deja atrás tu zona de confort para enfrentarte a tu miedo al compromiso. Esto no sólo hará que evites una relación estable, sino que además ganarás muchas experiencias y vitalidad para tu vida. 

¿Cómo dejar de tener miedo al compromiso?

5. Confía en los demás

Evita el individualismo y aprende a confiar en las demás personas que te rodean y, sobre todo, en tu pareja. No todo en esta vida puedes hacerlo por y para ti. A veces necesitamos a otras personas y eso no nos hace perder nuestra esencia, tú seguirás siendo tú aunque vayas acompañado por alguien a tu lado. Tener una relación de pareja no es equivalente a dejar de ser tú mismo, simplemente aceptas a alguien en tu vida y te adaptas, pero siempre en la medida que tú escojas. Flexibiliza tus creencias y actitudes y disfruta de la compañía. Aprendiendo a confiar con los demás pasarás del miedo al amor con mucha más facilidad. 

6. Deja atrás el perfeccionismo

Si ves que acabas rompiendo una relación por detalles insignificantes, es importante que consideres si estás siendo demasiado exigente o si solo pones atención en los elementos negativos y no en los positivos. Quizás esa persona te llena en muchos aspectos pero tienes que aceptar queesa persona pueda tener defectos, del mismo modo que tú también los tienes. Si después de pensar en ellos y hacer una lista con todos ellos descubres que no son defectos demasiado importantes para ti, entonces sigue adelante y apuesta por seguir creciendo juntos.

7. Expresa tus emociones y miedos

En lugar de cortar por lo sano, exprésale a tus amigos y/o lo que te ocurre y escucha sus diferentes visiones y consejos sobre el tema. Quizás no te ayuden a tomar una decisión pero al ponerlo en palabras te servirá para ser más consciente de lo que te está pasando. Además, para afrontar la fobia al compromiso también es vital hablar con la que es tu pareja sobre tus miedos. Plantéale sin tapujos el miedo al compromiso que tienes y la dificultad para dar un paso más en la relación. Puede que te ayude a resolverlo, a buscar pactos que relajen tus preocupaciones y a crear un clima de confianza que os enriquezca a ambos. Si no ocurre todo eso, como mínimo darás la oportunidad a la persona de conocer y entender mejor tus determinados comportamientos ante la situación.

8. Pide ayuda profesional

Si no puedes resolverlo por ti mismo, pide ayuda profesional. Si quieres tener pareja pero no puedes porque no te lo permites y no logras confiar o superar tus barreras, la ayuda psicológica es la mejor opción.

Si quieres afrontar el miedo al compromiso junto a tu pareja porque crees que entre ambos podéis llegar a acuerdos, la terapia de pareja os puede ayudar a afrontar esta situación con comunicación, mediación y nuevos recursos que provoquen una relación más acorde a lo que ambos queréis y que evita la insatisfacción. Si, en cambio, deseas enfrentarte tú solo/a a tus temores más profundos, la terapia cognitivo-conductual te orientará a analizar tus pensamientos para mejorar tus emociones y comportamientos. Este tipo de terapia trata de modificar los pensamientos que causan sufrimiento para que el paciente interprete lo que le está ocurriendo de otra manera y pueda actuar también de otra forma.

9. Aprende estrategias de afrontamiento

Es imprescindible aprender a hacer frente al miedo al matrimonio o al compromiso utilizando nuevas estrategias de afrontamiento, ya que la evitación no resuelve el problema. A través de pequeñas tácticas, podrás dejar de tener el miedo a una relación estable ya que sabrás las razones por las que te vienen este tipo de pensamientos y podrás frenarlos a través de la racionalización de estas emociones.  

10. Desarrolla la autoconfianza

La autoconfianza debe ser un camino que se inicie desde un reconocimiento positivo de las capacidades y dificultades que uno posee. Valorarse más uno mismo fortalecerá la seguridad en las acciones y decisiones que se tomen. Para vencer el miedo al compromiso es muy necesario partir tanto de una buena autoestima como de una base sólida de autoconfianza. 

El miedo es una emoción que aparece cuando se percibe una situación de amenaza y peligro. Entonces se trata de una emoción adaptativa que nos ayuda a sobrevivir. Sin embargo, cuando surge ante experiencias placenteras y que aportan felicidad, estamos ante un miedo irracional que puede causar mucha insatisfacción y frustración si no se intenta afrontar y combatir. Así, si este es tu caso y sientes que necesitas ayuda, no dudes en contactar con un profesional.

https://www.mundopsicologos.com/articulos/tengo-miedo-al-compromiso