Publicado el

La desrealización en los trastornos

La desrealización en la esquizofrenia

Cuando comenzamos a percibir la realidad de una forma alterada podemos llegar a pensar que estamos teniendo un episodio psicótico. Sin embargo, es importante realizar dos aclaraciones:

  • En los trastornos psicóticos se producen delirios y alucinaciones. Sin embargo, la desrealización no es una alucinación o un delirio. Por un lado, un delirio es pensar con absoluto convencimiento que algo es de determinada manera, aunque la realidad muestre lo contrario. Por otro lado, una alucinación es percibir algo que realmente no existe. Se puede apreciar que ni el delirio ni la alucinación se corresponden con la desrealización.
  • En la desrealización la persona sabe que lo que está percibiendo es irreal, es decir, es consciente de la situación y es consciente de que lo que ve no se corresponde con la realidad. En la esquizofrenia u otros trastornos psicóticos no se sabe distinguir entre lo que es real y lo que no lo es.

La desrealización en los trastornos disociativos

Como hemos dicho la desrealización puede constituir un trastorno en si mismo, enmarcado dentro de los trastornos disociativos.

En un trastorno disociativo, la desrealización se produce de un modo episódico, aquí no se presentan como síntomas momentáneos o pasajeros dentro de un ataque de pánico, si no que aparecen de forma imprevista , con una frecuencia elevada y suelen ser más duraderos.

Aquí la desrealización aparece como reacción al trauma como anteriormente mencionamos, con el propósito de mantener recuerdos difíciles y traumáticos controlados.

Además en los trastornos disociativos, no solo tienes presencia la desrealización, sino que también aparecen otros mecanismos como la amnesia, la despersonalización y una falta de continuidad entre los pensamientos, recuerdos, entornos, acciones e identidad.

Causas de la desrealización

La desrealización puede tener diferentes causas. A continuación, se mencionan las más usuales.

  • Algunas afecciones médicas como la epilepsia, las migrañas, la cefalea o traumatismos craneales pueden provocar síntomas de desrealización.
  • El consumo de algunas sustancias como: cannabis, alucinógenos, nicotina, alcohol, etc.
  • La abstinencia del consumo de las sustancias acabadas de mencionar también puede producir estos síntomas.
  • Algunos trastornos del sueño. Por ejemplo, cuando se duerme poco al día siguiente puede existir la percepción de que lo que se está viviendo no es real o que lo que ocurre es como un sueño.
  • Ansiedad. Como se ha visto, la ansiedad puede generar este tipo de síntomas ya que nuestra mente generará la desrealización como mecanismo de defensa ante la situación estresante.
  • Situaciones de estrés como la muerte de un familiar o amigo. Las situaciones de estrés pueden provocar estos síntomas como método de protección. Como se ha mencionado, la desrealización también es un síntoma del Trastorno de Estrés Postraumático.
  • Haber sido maltratado tanto emocional como físicamente. Las personas que han sido víctimas de maltrato tanto físico como emocional pueden sentir esta serie de síntomas como método de protección o mecanismo de defensa. Nuestra mente hace que lo que estamos viviendo lo percibamos como irreal con el objetivo de defendernos o protegernos de la realidad.

Tratamiento para la desrealización

Como hemos visto, la desrealización forma parte de la sintomatología de los ataques de pánico. Por ello, cuando se diseñan las intervenciones para el trastorno de pánico también se suele tener en cuenta la desrealización. Además, es de esperar que, si la desrealización se produce dentro de la ansiedad y que, si la intervención reduce los niveles de ansiedad, también se reducirá la frecuencia de la aparición de la desrealización.

Dicho de otra manera, si entendemos que la desrealización es un mecanismo de defensa que se genera ante las situaciones estresantes y que, con la intervención psicológica los niveles de ansiedad ante estas situaciones disminuyen, no habrá motivo para que la desrealización se siga produciendo porque no habrá nada de lo que defenderse.

En resumen, la desrealización es la percepción de que lo que estamos viviendo no es real. Algunos de sus síntomas son: sentir que estamos siendo parte de un sueño o una película, sentir que estamos distanciados emocionalmente, sentir que el tiempo está alterado, etc.

Aunque en un primer momento pueda parecer que son síntomas propios de los trastornos psicóticos es importante destacar que, esto no es así porque en la desrealización se sabe que lo que se está percibiendo no es real y en los trastornos psicóticos no.

Las causas pueden ser diversas, aunque generalmente se produce cuando existe un trauma y nuestra mente intenta protegernos de él o en presencia de algunos trastornos de ansiedad. En el ataque de pánico, por ejemplo, se produce como medio de protección ante la situación que nos genera ansiedad.

Recuerda que cuando la ansiedad se reduce, los episodios de desrealización también disminuyen.

https://www.psicoglobal.com/blog/desrealizacion-panico