Publicado el

¿POR QUÉ TENGO QUE IR AL PSICÓLOGO SI NO ESTOY LOCO?

Vivimos en una sociedad en la que está muy bien visto el culto al cuerpo, cuidarse por fuera, acudir al médico si algo nos duele, si nos enfermamos físicamente. Sin embargo, el bienestar interior, la salud mental y emocional, no está tan bien valorada, si alguien comenta que va a terapia es muy probable que por ejemplo escuche: “¿qué pasa, estás loco?, para hablar ya tienes a tus amigos”. Por comentarios como estos, las consultas están llenas de personas que acuden a terapia, manteniéndolo en secreto para que la gente que les rodea no piense que se han enajenado.

Estos prejuicios son los que llevan a que acudir al psicólogo no esté bien visto, que se convierte en una opción que las personas tienen cuando el sufrimiento y el malestar resultan insostenibles y que muchas veces se vive además en secreto y con vergüenza…

Existen muchas creencias erróneas, sobre el rol que tenemos los psicólogos en el proceso de ayuda a los demás y de los beneficios que puede llegar a obtener quien decide acudir a terapia. Estas creencias hacen que la persona tampoco tenga claro dónde está su límite de tolerancia antes ciertas situaciones y/o sentimientos, por eso cuando deciden acudir ya es de manera desesperada y habitualmente como última opción.

La persona intentará todo lo que esté a su alcance para sentirse mejor antes de acudir, habitualmente condicionado por lo que los demás puedan pensar de él, porque puedan juzgarle.

Por estas razones, creemos que es bueno que las personas conozcan por qué es bueno e incluso necesario acudir a terapia psicológica, algo que fuera de nuestras fronteras, en otros países se fomenta y se realiza de una forma natural, sin estigmas.

Para que cada uno pueda decidir de manera individual si es su momento de acudir a terapia, lo primero es reconocerse que algo es importante, sin tener que llegar a elevados niveles de sufrimiento, esto forma parte de autocuidado y de poder ver que si algo nos afecta y está muy presente en nuestras vidas, es que es importante tal vez ese es el momento de pedir ayuda.  Es curioso, que muchas de las personas que acuden a terapia, cuando están en su proceso, nos comentan que si hubiesen sabido de lo que se trataba, hubiesen acudido antes, ante el alivio que sienten a través de las consultas.

https://www.psicologiamadrid.es/blog/articulos/salud/no-me-hace-falta-un-psicologo-no-estoy-loco