Publicado el

La familia es clave en la adaptación de una persona con discapacidad

Cuando una persona pierde ciertas capacidades por alguna enfermedad crónica o por un accidente que le haya afectado alguna parte de su organismo, puede caer en un fuerte estado de depresión que le impida adaptarse normalmente a su nueva condición. Tal situación puede llegar a ser grave e, incluso, puede necesitar la intervención de un profesional de la psicología, por eso el apoyo familiar es esencial y nunca debe faltar.

Una afección de salud o un accidente son hechos imprevisibles que pueden afectar a la vida de una persona de muchas maneras, una de ellas es la generación de una discapacidad que pueda acabar radicalmente con sus proyectos e ilusiones y, como segunda consecuencia, que también le perturbe psicológicamente.

Un accidente en el que un familiar pueda quedar inválido y dependiendo de por vida de una silla de ruedas, o bien, que una artritis reumatoide severa le impida caminar, así como simplemente que por la edad ya no pueda moverse como antes, son situaciones que en cualquier familia puede pasar y de las que nadie está exento.

Cuando un cambio de tal magnitud se presenta, en el que alguna capacidad se vea menoscabada y no se pueda volver a recuperar, el shock psicológico puede ser bastante fuerte y disminuir totalmente a la persona afectada.

Cuando este tipo de circunstancias se presentan, hay que ayudar a quien sufre la discapacidad para que progresivamente se adapte de la mejor manera a su nueva condición, para lo cual el apoyo de la familia es fundamental.

El respaldo familiar siempre ayuda

La vida personal de quien recién pierde alguna capacidad, puede derrumbarse en muchos sentidos, y es ahí cuando la familia es lo más importante. Con el apoyo médico, psicológico y familiar adecuado, toda persona puede salir adelante, superar la crisis y adaptarse a su nueva realidad con optimismo y muchas esperanzas de seguir avanzando.

El proceso no es fácil ni rápido, por cuanto el enojo, la frustración, la desgana, la impotencia y el temor, siempre estarán presentes y atacarán de vez en cuando a la persona afectada. Por eso, la familia tiene que estar en todo momento al lado y entender esos arranques de ira que de repente puedan presentarse, y darle siempre amor y afecto sin condiciones en todo momento.

Cuando la persona con discapacidad recibe la comprensión y el afecto de sus seres queridos, el proceso de adaptación es mucho más fácil; pero si por el contrario, se abandona y se deja sola, la frustración y la rabia pueden crecer más y convertirse en un verdadero problema psicológico que puede requerir atención profesional.

Es por tanto esencial el apoyo familiar en todas las etapas del proceso de adaptación, lo cual debe incluir cambios en los hábitos de todos, con las modificaciones necesarias que se tengan que hacer, tanto en el coche, como en los espacios de la casa e, incluso, implementar nuevas rutinas que vayan acordes a las necesidades de ese ser amado que ahora sufre una discapacidad.

Adaptar la vivienda

Una de las acciones que deben realizarse para hacer el proceso de adaptación más fácil y menos traumático para una persona con una discapacidad recién adquirida, es adaptar la vivienda a su nueva condición, es decir, hacer las modificaciones que sean necesarias para que se sienta cómoda y elimine de su mente ese sentimiento de frustración.

Por ejemplo, si una persona ha perdido la capacidad de caminar, o lo hace con dificultad, se deben ajustar las estancias para que pueda moverse libremente por la casa, bien sea con silla de ruedas o muletas, según sea el caso. 

Eso implica, entre otras cosas, si se vive en una casa con dos plantas o más, instalar una silla elevadora para las escaleras, de manera tal que la persona con movilidad reducida pueda acceder a las plantas superiores con comodidad y seguridad. Esto no solo le facilitará moverse por toda la casa, sino que además, le ayudará psicológicamente a sentirse mejor consigo mismo

Estas sillas son muy fáciles de adquirir, gracias a empresas especializadas que las ofrecen de diversos tipos y modelos, para satisfacer distintas necesidades. Solo hay que buscar en internet las opciones existentes, revisar las características de cada modelo y elegir el que mejor se adapte a los requerimientos que se tengan.

Con una buena silla elevadora, la persona con discapacidad motriz ya no tendrá problemas para acceder a las habitaciones de la segunda planta, subir al balcón a tomar aire fresco o simplemente ir a la habitación de su hijo, nieto, esposa o cualquier otro familiar. Son productos realmente útiles para este tipo de casos y, además, suelen ser muy asequibles.

Cuando en la casa hay personas que tienen que usar sillas de ruedas para poder trasladarse, necesariamente se deben colocar rampas de acceso que les permitan acceder o salir de las viviendas. Son muy necesarias para evitar accidentes y para facilitarle las cosas a las personas con dificultad para moverse.

Estas rampas son muy fáciles de instalar. Con una buena empresa especialista en reformas integrales del hogar se puede contratar su realización, la cual no es muy difícil ni  costosa. Además, se trata de la comodidad de un ser querido de la familia que requiere  apoyo en todos los sentidos, por lo que hacerlo debe ser más que una obligación.

La ubicación de los muebles también tiene que estar ajustada a la nueva condición de la persona con discapacidad, para que estos no se conviertan en un estorbo u obstáculo; si es necesario, habrá que eliminar algunos a los que no se les encuentre un lugar adecuado, para no fastidiar dicha movilidad de la persona con discapacidad.

En conclusión, cuando una persona pierde alguna capacidad e inevitablemente cae en una condición distinta a la que tenía, es necesario ayudarle en todos los sentidos para que se adapte de la mejor manera posible a su nueva realidad.

La familia en estos casos es esencial y puede jugar un papel preponderante en la recuperación psicológica de la persona, por lo que cada uno de sus miembros debe estar presente en cada etapa de la adaptación y brindar todo el apoyo posible. De ello dependerá su total adaptación a su nueva vida.

https://psicocode.com/miscelanea/familia-adaptacion-persona-con-discapacidad/