Publicado el

EL CHANTAJE EMOCIONAL

El chantaje emocional: 3 estrategias de neutralización.

El chantaje es algo común y a lo que todos nos hemos visto expuestos alguna vez en la vida. Se trata de una presión que ejerce una persona sobre alguien mediante amenazas para obligarlo o condicionarlo a que haga algo de una determinada manera y conseguir de este modo un beneficio.

El chantaje emocional es una estrategia en el que se utiliza el miedo, la culpa o la obligación como medio para conseguir que la otra persona haga algo que nos beneficia. Podría decirse que es una forma de maltrato psicológico y que puede producirse en todo tipo de relaciones como, por ejemplo, entre amigos, entre una pareja o entre familiares.

Dentro del chantaje emocional pueden existir diferentes tipos de chantajes y diversas consecuencias para las personas chantajeadas, y éstas pueden llegar a condicionar la vida del chantajeado. Por ello, te explicamos todo esto y te presentamos algunas estrategias para neutralizar los chantajes emocionales.

Perfil del chantajista emocional y tipos de chantajistas emocionales.

Los chantajistas pueden presentar diferentes perfiles y características. Aun así, a grandes rasgos, podría decirse que se suele tratar de personas que tienen miedo a ser abandonados o que tienen miedo a que otras personas les hagan daño. Por ello, utilizan todo tipo de medios para que esto no ocurra. También se caracterizan por ser personas que tienen poca tolerancia a la frustración, es decir, necesitan tener en todo momento lo que desean sin que los intentos para conseguirlo fracasen. Debido a esto último, precisan tener todo lo que ocurre a su alrededor bajo control. Además, suelen presentar distorsiones en el pensamiento ya que suelen pensar que lo que piden o lo que desean es lícito y justo.

En cuanto a los tipos de chantajistas emocionales, los más comunes son:

  • Agresivos. Amenazan con que si alguien no hace lo que ellos quieren tomarán represalias. Por ejemplo, “si me borras como amigo en el Facebook te arrepentirás el resto de tu vida” o “si no te callas le haré daño a tu familia”.
  • Auto-lesionadores. Amenazan con lesionarse o hacerse daño si la otra parte no cede al chantaje. Por ejemplo “si no vienes conmigo de viaje puede ser que me pase algo, no soy responsable de mis actos o de lo que me pueda hacer”.
  • Sufridores. Intentan mostrar que sufren porque la vida les trata mal para conseguir que la otra parte les acepte o haga lo que ellos desean. Por ejemplo “no te preocupes si me dejas solo, ya sé que nadie me quiere”.
  • Víctimas. Estos chantajistas culpan a la otra parte de su sufrimiento como medio para conseguir lo que desean. Por ejemplo “estoy triste por tu culpa, siempre hago lo que tú quieres, esta vez deberías hacer lo que yo digo porque yo siempre me sacrifico por ti”.
  • Seductores. Buscan que la otra parte ceda a sus deseos diciéndole que harán algo por ella. Por ejemplo “si vienes conmigo de viaje y haces lo que yo te digo, no te faltará de nada”.
  • Los que buscan algo más. Se trata de personas que después de que alguien haya hecho algo por ellos siguen pidiendo favores. Por ejemplo “después de todo lo que has hecho por mí podrías también dejarme dinero, lo necesito, sabes que si no fuese necesario no te lo pediría”.

https://www.psicoglobal.com/blog/chantaje-emocional-estrategias